¿Mejoramos el trato? ¡Trato hecho!

     El nuevo curso es una nueva oportunidad, un buen momento para escribir buenos propósitos. Y también, ¡cómo no! afrontar nuevos retos.

      “Usted sabe puede contar conmigo no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo”(Mario Benedetti) Y yo también quiero contar contigo en este curso, porque te necesito, nos necesitamos, no podemos vivir en solitario.

       YO te tiendo mi mano y espero poder coger la tuya, ¿hacemos un trato?…O MEJOR… ¿MEJORAMOS EL TRATO?

Un trato se base en la confianza puesta en la palabra dada, en el apretón de manos, en la responsabilidad de las dos partes. Ese “trato hecho” es también un “puedes contar conmigo” mutuo.

Ojalá este curso  nos ponga por delante muchas oportunidades para poder tender la mano al compañero y proponerle mejorar el trato en todos los sentidos, con esfuerzo, con ilusión, con alegría… ¡TRATO HECHO!

Y nosotros, todos los que nos dedicamos a la docencia, a esa apasionada tarea de formar personas, a colaborar con las familias en el crecimiento de los niños y adolescentes y acompañarlos en su proceso, tenemos el ejemplo de una gran pedagoga para que nos ayude a crear ese amiente de familia, de buena convivencia y de buen trato. Madre Alberta no era una mujer aburrida ni distante, más bien todo lo contrario: alegre, vital, dinámica y jovial… y eso ayudaba a crear ese amiente que deseamos en nuestro Centro. Algunos de sus slogans nos pueden dar pistar para lograr el objetivo de este curso:

“Lograremos nuestra felicidad a medida que labremos la de los demás”

“La educación no es la obra de un día sino el resultado de la acción ejercitada por mucho tiempo continua y constantemente”

“Antes de hablar pensaremos las palabras evitando aquellas con que se falte a la caridad”

Sean cariñosos con los niños; Jesús fue niño… ¿Cómo le trataría? Piensen que son madres/padres cariñosos a quien Jesús les ha confiado aquella alma.

 

Pero no seríamos del todo justos si no hiciéramos referencia al Maestro de los maestros: nuestro Señor Jesús, maestro de humanidad, de sensibilidad con el hermano, de generar ambiente de confianza, cordialidad… Su atractivo no era tan sólo por su condición divina sino también por su riqueza humana… Él atraía a los niños por su manera de tratar y hacer, por su sonrisa y buen humor, por eso no dudaban en acercarse a Él “Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis, de los que son como ellos es el Reino de los cielos… Y abrazaba a los niños y los bendecía poniendo las manos sobre ellos” Mc 9,13.14.16

Nos apuntamos en este nuevo curso a apostar por el buen trato, el respeto, la educación, la cordialidad, el servicio, el perdón, el detalle….

¡¡¡TRATO HECHO!!!

C/ Ciudad Jardín. La Montañeta

Los Realejos. 38419. S/C de Tenerife.

Tfno: 922340550.   Fax:922353103